EMPIEZA EL FRIO: ¿CÓMO AFECTA A NUESTRA PIEL?


Igual que hacemos un cambio de armario cuando las temperaturas bajan, también deberíamos variar nuestra rutina de cuidado de la piel. Los agentes externos como son el calor y el frío afectan en mayor medida a las zonas más expuestas, y el rostro es una de ellas. Para protegerlas y evitar futuros problemas de salud, existen productos y tratamientos que combaten sus efectos y ayudan a mantener siempre una piel sana, bonita y cuidada.

 

¿Cómo afecta el frío a nuestra piel?

No sólo las bajas temperaturas, el viento y la humedad también provoca sequedad y descamación en la piel, que puede verse agravado en los casos de piel sensible.

¿Qué aspecto presenta nuestra piel en invierno?

En invierno, el rostro se vuelve más pálido, ya que, por el frio, los capilares se contraen y disminuye la irrigación, de modo que llega menos oxígeno y nutrientes a las células, se retarda su regeneración y se acumulan las células muertas. También notamos la piel seca, sensible y con sensación de tirantez. Esto se debe a que la secreción sebácea llega con más dificultad a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis.

¿Qué cuidados necesita?

Un plus de hidratación. La Doctora Méndez de Vigo recomienda el tratamiento Volite, un inyectable de ácido hialurónico diseñado para restablecer la hidratación de la epidermis sin aportar volumen. Su aplicación sólo requiere una sesión de 30 minutos, es prácticamente indoloro y los resultados permanecen durante 6 meses.

 

Siempre previa realización del tratamiento, la Doctora Méndez de Vigo analiza cada caso concreto aconsejando al paciente para conseguir los mejores resultados.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.